¿Cómo afectan las turbulencias al avión?

Si sientes pánico cada vez que te montas en un avión, tranquilo, no eres el único. Incluso aquellas personas que no tienen miedo al avión en sí, lo pasan muy mal cuando el vuelo pasa por una zona de turbulencias. Las turbulencias en aviones son, sin lugar a dudas, uno de los principales miedos cuando viajamos en avión. Pero, ¿realmente son peligrosas? En SP Parking (aeropuerto de Málaga), te contamos por qué s eproducen y por que´no deberías tenerles miedo.

turbulencias en el avión

¿Qué son las turbulencias y cómo afectan al avión?

Aunque el cielo pueda parecer despejado y quieto, lo cierto es que siempre se encuentra en constante movimiento. Un movimiento que no siemrpe es rectilíneo, ni uniforme ni ordenado. En algunas zonas es posible encontrar perturbaciones en forma de remolinos, es lo que conocemos como turbulencias. Al igual que las olas del mar, que hacen que los barcos se muevan, los aviones tembién lo hacen cuando pasan por estas zonas.

La diferencia es que la densidad de las olas del cielo es mucho menor, por lo que pueden atravesarse fácilmente y, en algunos casos, ni siqueira llegamos a sentirlas. udiendo ser provocadas por el rozamiento del aire, el ascenso de las corrientes de aire caliente, por el choque con una montaña o por pasar por el límite entre dos masas de aire que se desplazan a velocidades distintas.

Por lo general, no son peligrosas si las turbulencias son ligeras o moderadas, pero la cosa cambia si son severas, lo que es bastante raro. Las ligeras solamente se notan porque el cinturón nos presiona un poco; las moderadas porque la pesión del cinturón es mayor y andar por el pasillo puede ser complicado; y las severas hacen que podamos salir lanzados del asientos si no llevamos el cinturón abrochado.

¿Son peligrosas las turbulencias en el avión?

No hay de qué preocuparse, ya que la mayoría de las veces y con diferencia, la que suelen darse son las turbulencias ligeras. Y es que las turbulencias severas no son las que más abundan en la atmósfera. Además, el piloto siempre intentará de evitar cualquier tipo de turbulencia siempre que sea posible. Los aviones cuentan con radares meteorológicos que ayudan a detectar y a estimar la intensidad de los fenónemos que puedan ser peligrosos.

En base a ello, se elaboran informes  varias veces al día y se tienen en cuenta a la hora de planificar la ruta que seguirá el vuelo. Además, si un piloto se encuentra con ellas, alerta al resto de aviones de la zona para que puedan evitarlas. Además, debes saber que los aviones están diseñados para aguantar incluso las turbulencias severas.

Es cierto que, ante cualquier tipo de turbulencia en el avión pueden producirse lesiones, pero las compañías aéreas siempre tratan de evitarlo, incluso aunque se traete de una simple torcedura de tobillo. Intentan ofrecer un buen servicio y cuidan de los pasajeros para los clientes se marchen satisfechos, no lesionados. Además, se activan los protocolos de luces y alertas a los clientes, por lo que las posibilidades de que haya algún herido son muy bajas siempre que lleven el cinturón bien abrochado. De hecho, la mayor parte de las lesiones se producen cuando las personas no lo llevan puesto.

Por esta razón, siempre se aconseja llevar el cinturón abrochado durante todo el vuelo. Lo que no debe confundirse con una actitud “paranoica”. Siempre que la señal luminosa esté apagada, podemos desabrocharnos el cinturón sin problema para ir a l baño  para estirar las piernas libremente sin exponernos a ningún peligro.