Cómo afrontar la vuelta al trabajo tras las vacaciones de Navidad

Las vacaciones de Navidad son ideales para disfrutar de la compañía de nuestros familiares y descansar después de un duro año de trabajo. La cuestión es que, después de estos días de desconexión, llega la hora de volver al trabajo, lo que suele resultar complicado. Es cierto que el síndrome postvacacional suele ser más acusado después de las vacaciones de verano, la vuelta al trabajo después de Navidad tampoco es tarea sencilla.

Según los expertos, la adpatación puede llevarnos entre una y dos semanas y una vuelta brusca puede reducir considerablemente nuestro nivel de productividad. Lo primero que debes interiorizar es que no las vacaciones son perfectas ni las semanas de trabajo que tenemos por delante son horribles. Pero además, hay algunos consejos que seguro que te resultan muy útiles para afrontar la vuelta con mejor humor y que hoy te traemos en SP Parking (aeropuerto de Málaga).

vuelta al trabajo tras las vacaciones de Navidad

Planifica la vuelta al trabajo

Una de las cosas que más te ayudará a volver al trabajo es hacer una lista con todas las tareas y obligaciones que debes completar durante la semana. Esto no significa que deba ser una lista enorme, sino solamente lo más importante para que la vuelta sea progresiva y puedas adaptarte lo antes posible a la rutina. Ve tachando las tareas para que vayas viendo el progreso. De esta forma, podrás mantener una actitud más positiva y sentirte mejor contigo mismo.

No te satures el primer día

Puede que tengas muchas cosas que hacer a la vuelta de las vacaciones de Navidad, pero saturarte de trabajo y echar horas extra no es la mejor forma de superar el síndrome postvacacional. Si no llegas a tiempo a todo, recuerda que el mundo no se cae. Haz un planning realista y ve haciendo las cosas poco a poco, colocando las tareas prioritarias al principio y dejando lo más ligero para el final de la semana si es posible.

Descansa

Muy en la línea con el conejo anterior, debes recordar que, aunque el estrés sea algo habitual en los trabajos, no debes dejarte llevar por ello nada más volver después de las vacaciones. Saber controlar el agobio, la presión y el estrés es fundamental para combatir el síndrome postvacacional. Para ello, además de dormis bien, recuerda tomarte algún descanso dentro de la jornada si es posible y olvidarte del trabajo al llegar a casa. Poco a poco iras recuperando el horario habitual y volviendo a tu productividad normal.

Mantén una actitud positiva

Por mucho que nos cueste, lo cierto es que no podemos evitar tener que volver al trabajo. Por eso, ya que tienes que hacerlo, intenta afrontar el día a día con una actitud positiva y con buen humor. Aprovecha los ratos de descanso para compartir tus vacaciones con tus compañeros y escuchar cómo las han pasado ellos.

Relaciónate con los compañeros

La hora del desayuno, del almuerzo o una reunión informal al terminar la jornada es siempre una buena excusa para desconecatr y charlar con los compañeros. Esto te ayudará a no tener una actitud pesimista frente al trabajo y a que la vuelta resulte mucho más llevadera.