Cómo evitar que los niños se mareen en el avión

Siempre que vamos a realizar un viaje en familia, es normal que nos preguntemos “¿Por qué se marea mi hijo?” o “¿Cómo evitar que los niños se mareen?”. Es algo que pasa con bastante frecuencia cuando vamos en coche, en tren, en autobús y en barco, pero también cuando subimos al avión. La cuestión es que durante un vuelo no se hacen paradas, por lo que no podemos salir para que el niño tome el fersco y mejore. Con lo cual, si tus niños se marean en el avión, el viaje puede convertirse en un verdadero infierno.

Los maresos en el avión o en cualquier otro medio de transporte se producen por un trastorno del equilibrio porque el cuerpo está parado pero todo se mueve a su alrededor. Lo que ocurre es que la vista y las sensaciones que el oído interno se descoordinan, lo que da lugar a una pérdida del equilibrio y de la orientación que, por lo general, siempre viene aocmpañada de ganas de vomitar.

Es poco habitual que los niños menores de dos años se mareen, pero a partir de entonces, la sensibilidad a los mareos aumenta hasta los 12 años. Después la frecuencia disminuye, pero lo cierto es que hay personas adultas que no lo superan y que siguen sufriendo mareos toda su vida. Cuando viajamos con niños, lo ideal es intentar prevenir los mareos, evitando que la información que reciben del oído, los músculos, el cerebro y los huesos les confunda. Por eso, hoy en SP Parking (aeropuerto de Málaga) te traemos algunos consejos sobre cómo evitar que los niños se mareen en el avión.

cómo evitar que los niños se mareen en el avión

Evita que coma en exceso o que vaya con el estómago vacío

Aunque no es conveniente que vaya con el estómago vacío, tampoco es recomendable que se hinche de comer antes de subir al avión. Es mejor darle un pequeño tentempié y si el viaje es largo, pedir algo a las azafatas para que coma durante el vuelo. Pero siempre sin excesos.

Mantener la vista fija

Intenta que tu hijo no esté constantemente moviéndose en el asiento o mirando por la ventana, ya que esto puede provocarle la sensación de mareo. Es importante que mantenga siempre la vista fija hacia adelante.

Intenta que no sea consciente del movimiento externo

Aunque pintar, dibujar, escribir o jugar a los videojuegos puede entretenerle, lo cierto es que es contraproducente si queremos evitar los mareos. Si lo hace, será más consciente del movimiento externo y se mareará con más facilidad, Y es que si se encuentra mirando fijamente un objeto y después levanta la vista, el cambio será muy bruso y la adaptación más complicada.

Distráelo para que no se maree

La distracción ayudará a que el niño no se maree, pero deben ser juegos que no requieran de mantener la vista fija en un objeto. Por ejemplo, podéis cantar, jugar al veo veo, buscar formas en las nubes, etc.

Refrescálo

Si el niño empieza a mostrar síntomas de que se está mareando, lo ideal es ir al baño para refrescarle un poco el rostro y la nuca. Poner el aire acondicionado y caminar un poco por el pasillo. También puedes llevar toallitas frescas para darle en la frente.

Pastillas para el mareo

Si después de haber intentado todo esto, no has conseguido evitar que los niños se mareen en el avión, también puedes optar por las pastillas para el mareo. Eso sí, recuerda que deben ser siempre la última opción y solamente si se trata de un viaje largo. En cuaºlquier caso, antes de dársela, consúltalo con el pediatra y sigue sus indicaciones.