¿Cómo sobrevivir a un vuelo de más de 20 horas?

Si has llegado hasta aquí, seguramente estés planeando pasar tus próximas vacaciones a algún lugar muy lejano. Por lo general, los destinos que se encuentran a miles de kilómetros de nuestro lugar de residencia, requieren de dos o más escalas, lo que hace que el viaje se alargue de manera casi insoportable. Trantándose muchas veces de vuelos de más de 20 horas. Lamentablemente, si queremos visitar este tipo de países, como Tailandia, Australia o Japón, no nos queda más remedio. Eso sí, en SP Parking (aeropuerto de Málaga) queremos compartir contigo algunos consejos que harán que tu viaje sea más llevadero. Todo ello marcará la diferencia entre un viaje horrible o una agradable travesía hasta tu destino.

vuelos de más de 20 horas

No olvides beber agua

Una de las cosas más importantes que debes tener en cuenta a hora de hacer un vuelo de más de 20 horas es mantenerte hidratado adecuadamente. Debes saber que el aire de los aviones nos deshidrata más rápido que cuando estamos en tierra, lo que afecta a la calidad del sueño, al jet lag y nuestro sistema inmunológico. Bebe mucha agua y evita el café y las bebidas gaseosas.

Compra snacks

Aunque en un vuelo corto puede no ser tan importante, en un vuelo de más de 20 horas, es importante llevar comida para no pasar hambre. Es cierto que en vuelos largos ponen comida, pero si tienes hambre entre horas, de esta forma no tendrás que esperar. Eso sí, recuerda no comprar nada con cacahuetes, ya que el aire reciclado del avión puede terminar provocando problemas de alergía a alguien.

Haz el check-in online

Si haces el check-in online, no solamente te evitarás colas, sino que además, podrás elegir un buen asiento. Además, aunque muchas aerolíneas permiten el billete electrónico, no está de más que lo lleves impreso por si peirdes el móvil o te quedas sin batería.

Imprescindibles en tu equipaje de mano

Ya no sólo para vuelos de más de 20 horas, si vas a pasar más de 5 horas en cualquier medio de transporte, te recomendamos que lleves tapones para los oídos para poder dormir bien, una almohada inflable, medias para que tus pies no se congelen, ropa de repuesto y cremas hidratantes. Además, para mantenerte entretenido durante el vuelo, puedes llevar músiva, podcasts, películas, libros, etc.

No olvides llevar tus cargadores

Para poder cargar tus aparatos electrónicos durante el viaje, es recomendable que lleves, además de tus cargadores, un adaptador eléctrico universal y, si es posible, una batería externa. No hay nada más horrible que quedarse sin batería en mitad de un aeropuerto y que los enchufes no te valen.

Pasea por el avión

Intenta elegir un asiento en el pasillo para poder salir a caminar de vez en cuando sin molestar al resto de pasajeros de la fila. Y es que los vuelos largos son el peor enemigo para nuestras piernas, nuestra espalda y nuestra circulación. Camina un poco cada cierto tiempo y estírate bien antes de volver a sentarte.

Intenta habituar tus horarios de sueño al lugar de destino

Para evitar el jet lag, sincroniza tu reloj desde el mismo momento en el que te subas al avión y si en el destino que vas a visitar es de noche, intenta dormir para que tu cuerpo se vaya acostumbrando incluso antes de llegar.