¿Cómo viajar con niños en verano y no morir en el intento?

Ha llegado el verano y, con ello, las vacaciones de los niños. Por eso, es una de las épocas preferidas por los españoles para marcharse de viaje. Muchas familias eligen el coche como medio de transporte para viajar con niños, pero cuando las distancias son demasiado largas, se suelen recurrir a medios de transporte menos habituales para los más pequeños, como el avión o el barco. Pero además, el hecho de moverse en entornos menos conocidos y sacarlos de su rutina puede hacer que se pongan nerviosos y más inquietos. Por eso, en SP Parking (aeropuerto de Málaga) queremos traerte algunos consejos que pueden resultarte muy útiles para pasar unas vacaciones divertidas sin percances ni sorpresas desagradables.

viajar con niños

Viajar con niños en coche

Si estás pensando en viajar con niños en coche, te recomendamos que elijas las horas de poco calor, especialmente si el viaje va a ser largo. Además, mantén el aire acondicionado a una temperatura confortable, ni frío ni calor, además de no dirigir las rejillas de salida hacia el cuerpo de los niños y abrir de vez en cuando las ventanillas para que el aire del interior del habitáculo no se reseque. Tampoco está de más hacer paradas cada cierto tiempo para estirar las piernas y que se aireen un poco.

En cuanto a la seguridad, deben mantenerse siempre con los sistemas de retención infantil homologados y adecuados al peso del niño bien abrochados. Recuerda también activar el dispositivo de seguridad en las puertas y ventanillas traseras para que no puedan abrirlas bajo ningún concepto, ni siquiera por accidente.

Por otro lado, prepara un kit para el coche en el que incluyas agua, bolsas para el vómito, ropa de recambio y toallitas húmedas. Si tus hijos se marean habitualmente, intenta que se distraigan con vídeos, música, canciones o juegos y que eviten la lectura. Si es necesario, sales alguna pastilla para el mareo, peropide primero recomendación al pediatra.

Viajar con niños en avión

En verano, los aeropuertos suelen estar más congestionados, por lo que es importante estar siempre atento a los niños y no perderlos de vista para que no se pierdan. Además, te recomendamos que prepares una identificación con su nombre y un teléfono de contacto.

Al igual que para el coche, aconsejamos llevar ropa de recambio, toallitas húmedas, agua y bolsas para el vómito. Y si el viaje es largo, echar cuentos, lápices de colores, juegos de mesa o cualquier otra cosa con la que tus hijos puedan distraerse.

En cuanto a las condiciones del propio vuelo, recuerda que la remperatura del avión siempre suele ser más baja, por lo que no está de más echar algo de abrigo. Además, durante el despegue y el aterrizaje los oídos pueden taparse, lo que puede provocar grandes molestias. Para evitarlo, puedes leer nuestro artículo sobre ello.

Viajar con niños en barco

Al igual que en los aeropuertos, no se debe perder al niño de vista, impidiendo que ande solo por el barco. Lo ideal es viajar de noche y en un camarote acondicionado para que puedan dormir y el viaje no se haga tan pesado. Y si viajas de día, llevar siempre protección solar para que no se quemen. Además, deben mantenerse bien hidratados, por lo que no debes olvidar darles agua suficiente. En el caso de que tus hijos se mareen mucho, habla con el pediatra para que te recomiende algún medicamento para evitarlo.

Deja un comentario