¿Se pueden llevar medicamentos en el avión?

Una de las principales preocupaciones cuando viajamos es que nuestra salud nos se resienta y que contemos con los medios suficientes para cuidarla si algo ocurre. Por eso, es natural que, a la hora de tomar un vuelo, nos preguntemos si se pueden llevar medicamentos en el avión, especialmente si necesitamos tomar un tratamiento habitual. Pero también si queremos llevar medicamentos contra la diarrea, fármacos para el catarro o una simple pastilla para el dolor de cabeza. Hoy, en SP Parking (aeropuerto de Málaga) te resolvemos todas las dudas.

se pueden llevar medicamentos en el avión

Infórmate sobre el destino

Si padeces alguna enfermedad crónica o viajas con niños, es importante que consultes con el médico sobre cómo puede afectar a tu estado de salud y el propio tratamiento al viaje. Además, podrá recomendarte cómo llevar los medicamentos en el avión para que no se estropeen o si hay marcas equivalentes allá donde vas que puedas adquirir. También deberás informarte sobre las vacunas recomendadas y sobre la calidad de la asistencia sanitaria en el lugar de destino. En cualquier caso, no está de más contratar un seguro de viajea para recibir asistencia sin pagar los gastos en caso de que sea necesario.

Además, debes tener en cuenta que en Europa, por lo general, no hay problemas para llevar medicamentos pero, por ejemplo, en Japón, se exige el certificado de importación Yakkan Shoumei y el trámite puede tardar un mes desde que se recibe la aceptación hasta que llega la carta que el viajero debe presentar en el control. En países como Tailandia, Pakistán o India no se permiten los medicamentos con efectos tranquilizantes.

¿Se pueden llevar medicamentos en el avión?

Sí, se pueden llevar medicamentos en el avión dentro del equipaje de mano. Eso sí, como precaución, es recomendable llevar también dentro del equipaje facturado. No obstante, debes tener en cuenta que hay sustancias como la insulina que no deben ir en la maleta facturada porque los cambios de temperatura de la bodega pueden alterar su eficacia.

Para poder viajar con medicamentos en el avión, es fundamental que demuestres a la compañía y al personal de seguridad que son parte de un tratamiento médico que no puedes dejar de tomar durante el viaje. Por eso, debes llevar la receta del médico donde se certifique la dosis y la duración del tratamiento, y los medicamentos en sus envases originales son sus respectivos prospectos. Si viajas a un país en el que no se habla español como lengua oficial, intenta llevar también un informe en inglés o en el idioma del país de destino donde se incluyan los datos de contacto del médico. Por supuesto, este tipo de certificados deben ir firmados y sellados por el médico. Además, estos documentos pueden servirnos si tuviéramos que comprar más medicación en el lugar de destino o para recibir la asistencia necesaria.

En cuanto a la cantidad, los países de la UE han acordado que se pueden llevar medicamentos para tres meses. Para otros países deberás informarte.

¿Puedo llevar jeringuillas o inyecciones en el avión?

Si tenemos que llevar jeringuillas, agujas, termómetros, tensiómetros o cualquier otro tipo de instrumental médico, es recomendable que primero te informes de las condiciones de la aerolínea por si está prohibido llevarlo dentro del equipaje de mano. Además, para poder pasar el control, también debe justificarse su uso a través de un informe médico. Por ejemplo, si llevas un marcapasos, deberás llevar un documento en el idioma de destino para indicar que lo llevas implantado. De lo contrario, no podrás pasar el detector de metales.

¿Qué pasa si uno de mis medicamentos es líquido?

Los medicamentos están exentos de la normativa que afecta a los líquidos en el control de los aeropuertos si podemos justificar su uso durante el viaje a través de las recetas o de un informe médico. Eso sí, hay que llevarlos en la misma bolsa transparente que el resto de líquidos para que puedan mostrarse en el control. La única excepción es el líquido de las lentillas, que se considera líquido normal. No es posible llevar más de 1 litro. Además, hay países como Estados Unidos en los que las lentes de contacto necesitan una receta médica para poder adquirirse, por lo que deberás llevar suficientes para tu estancia.