¿Cómo evitar que tu perro se estrese al viajar en avión?

Los que tenemos mascota sabemos lo difícil que resulta separarse de ella y muchas veces queremos llevarla con nosotros a todas partes. La mayoría de las compañías aéreas permiten viajar con perros en el avión, en cabina cuando pesan menos de 6 kg y en bodega cuando su peso es superior, pero siempre dentro de un transportín homologado. Muchos animales presentan un estado de ansiedad y nerviosismo la primera vez que se les introduce en una jaula o en sitios fuera de su hogar. Si tú te pones nervioso, el animal lo nota y se inquieta aún más. Por eso, en SP Parking (aeropuerto de Málaga) hoy te traemos algunas recomendaciones específicas de las empresas de aviación para antes del embarque que ayudarán a reducir el nivel de estrés de tu mascota.

viajar en avión

1. Planifica el viaje con tiempo

Busca una compañía y un vuelo que se ajusten a tus necesidades y que cuente con las condiciones adecuadas para transportar a salvo a tu perro y un horario en el que puedas resolver problemas sin prisas. La idea es que el perro pueda viajar en el mismo vuelo contigo, pues de lo contrario podrías encontrarte que tu perro todavía no ha llegado o que lo hará al día siguiente.

2. Elige el transportín adecuado

El perro siempre debe ir dentro del transportín, ya sea en cabina o en bodega. Para que pueda moverse sin problemas y estar tranquilo, es necesario que la jaula sea lo suficientemente grande como para que pueda ponerse de pie y acostarse sin problemas. Puede que te interese conocer las recomendaciones de la IATA al respecto. El transportín debe ser de plástico fuerte con tornillos y tuercas de metal. La reja también debe ser de metal y deberá estar perfectamente asegurada para que la mascota no pueda salir.

Para acostumbrarlo al transportín y a su uso antes de viajar, es conveniente que se vaya familiarizando con él durante el mes previo. De esta forma se estresará menos, ya que sentirá seguro dentro de un lugar conocido. Es importante que lo vea como algo positivo y no como un castigo. También es recomendable colocar dentro de él algunos objetos que le resulten familiares como su manta, su almohada o su juguete favorito, pues esto le dará tranquilidad.

3. No lo duermas o lo sedes

Nunca le des ningún medicamento o sedante a tu perro que no haya sido prescrito previamente por el veterinario y sin saber el efecto que tendrán sobre él. Y es que algunos de ellos pueden provocar vómitos, diarrea o sed excesiva. Piensa que estará solo y sin atención durante varias horas y todo esto lo pondrá aún más nervioso.

4. Comida y bebida

Muchas compañías aceptan indicaciones de alimento y agua para los perros. En estos casos, debes colocar las instrucciones en la parte exterior del transportín y asegurarte de que el animal podrá comer y beber dentro del mismo. No obstante, si el vuelo dura menos de 8 horas es mejor no darle de comer.

5. Documentación 

Es importante que la documentación esté localizada para que pase el menor tiempo posible en manos de extraños y sufra menos el trayecto. Además es importante que mantengas la calma, ya que el perro notará si estás preocupado y su estrés aumentará.

6. Cánsalo antes del viaje

Si tienes tiempo, aprovecha para pasear un buen rato a tu perro para que esté más relajado para el viaje. Lo ideal es que sea el doble del tiempo que lo tienes acostumbrado. De esta forma, es más probable que el cansancio lo venza y se duerma durante el trayecto. Además, es importante que antes de meterlo en la jaula haya hecho sus necesidades para que el viaje le resulte más placentero.