¿Cómo evitar resfriarse durante un viaje en avión?

Ahora que ha llegado el frío y muchas personas viajan por motivos de trabajo, para ver a sus familiares en Navidad o simplemente porque les apetece, es importante tener en cuenta algunas cuestiones para evitar resfriarse durante el vuelo. Y es que los cambios bruscos de temperatura pueden jugarnos malas pasadas que pueden terminar por arruinar nuestro viaje. Si a esto le sumamos el aire acondicionado del avión, el ambiente pequeño y cerrado del avión, y toda la gente refriada que está sentada a nuestro alrededor, las posibilidades de que terminemos pillando un buen catarro se multiplican considerablemente.

En SP Parking (aeropuerto de Málaga) queremos que disfrutes al máximo de tu viaje y que no tengas que terminar guardando reposo. Si próximamente tienes que tomar un vuelo, a continuación te traemos algunos consejos que debes seguir para evitar resfriarte durante un viaje en avión.

evitar resfriarse durante un viaje en avión

1. Más vale prevenir que curar

Debes empezar a prepararte antes del vuelo, ya que lo mejor para evitar coger un catarro es tomar las precauciones necesarias. Si sueles resfriarte con cierta frecuencia y tienes previsto volar en unos días, consulta a tu médico o a tu farmacéutico para que te aconsejen. Además es conveniente que los días previos descanses lo suficiente y que evites los excesos. Incluye en tu dieta alimentos ricos en Vitamina C, como las naranjas, el pimiento rojo o el brécol.

2. Enciende el aire acondicionado del avión

Te recomendamos que enciendas el aire para evitar que el aire de tu alrededor esté cargado y favorecer que vaya moviéndose. Es cierto que el aire va recirculando, pero debes saber que pasa por numerosos filtros de alta calidad, por lo que es lo más parecido a abrir las ventanas y ventilar cuando estamos en casa. De esta forma, el aire se va renovando y habrá menos riesgos de que los virus que circulan por la cabina te contagien.

3. Cuida tu higiene al máximo

Siempre que sea posible, lávate las manos muy bien con jabón. Para no tener que ir al baño varias veces, lo más aconsejable es llevar toallitas desinfectantes o un bote de gel desinfectante para manos. Eso sí, recuerda que su tamaño debe ser apto para poder incluirlo en tu bolso o en la maleta de mano. También es conveniente utilizarlas para limpiar el reposabrazos y la bandeja del asiento. Aunque es cierto que el resto de pasajeros podrían mirarte un poco extrañados.

4. Ten cuidado con lo que tocas

Aquellos lugares más manoseados son lo que acumulan más gérmenes y las compañías aéreas no siempre  realizan una limpieza tan a conciencia entre vuelo y vuelo. Esto no significa que tengas que ir con guantes de plástico, pero sí es recomendable que intentes tocar las cosas lo menos posible, sobre todo aquellas zonas por las que pasa más gente, como los pasillos y los baños.

5. Intenta beber mucho líquido

Es importante beber mucho líquido para que tu cuerpo elimine las toxinas. Además, te ayudará a aliviar las mucosas irritadas de la nariz y la garganta. El estar bien hidratado te ayudará a evitar muchos problemas que suelen darse durante los viajes en avión, como los dolores de cabeza, las náuseas y el dolor de estómago. Eso sí, evita las bebidas alcohólicas, ya que conseguirás todo lo contrario. Lo mejor es beber agua o bebidas calientes, como las infusiones o el té. Además, te ayudarán a entrar en calor si estás destemplado.