Cómo viajar con niños en avión y no morir en el intento

Viajar en avión supone toda una aventura para los más pequeños. Sin embargo, viajar con niños en avión puede convertirse en una verdadera pesadilla para los padres, especialmente cuando hablamos de trayectos largos y cuando no hemos planificado bien todos los detalles. Todos sabemos que los niños son incapaces de quedarse quietos durante muchas horas y que además tendrán ganas de comer, de ir al baño e, incluso, es posible que el viaje en avión les produzca cierto malestar. Por eso, es importante ir preparados y tener algunos aspectos en cuenta antes de viajar en avión con niños. En SP Parking (Aeropuerto de Málaga) queremos ayudarte a que el trayecto sea más llevadero gracias a estos consejos.

viajar con niños en avión

1. Descargar energías antes de subir al avión

Si los niños suben al avió cargados de energías, con la excitación del viaje, es como tener un terremoto durante todo el viaje. Por eso, antes de subir al avión es aconsejable dejarlos que corran y que jueguen. Algunos aeropuertos tienen zonas infantiles para ello.

2. Ir al baño antes de embarcar

En el avión será más complicado llevar a los niños al baño, pues son muy pequeños y movernos dentro con ellos puede ser complicado. Por eso, intenta que vayan antes. Si el vuelo es largo, obviamente tendrán que ir, pero al menos evitarás que sean tantas veces.

3. Turnos para la ventanilla

Para los niños supone una gran experiencia ver cómo despega y aterriza el avión, además de poder ver la tierra desde las nubes. Si tienes varios niños, organiza turnos para que puedan cambiarse de sitio y disfruten del espectáculo.

4. Llevar juegos y libros para el vuelo

Los niños son incapaces de estar quietos tanto rato. Antes de salir de casa diles que cojan algún libro o juego. Por supuesto, debesn ser cosas que puedan utilizar en un espacio reducido. Por ejemplo, los libros de colorear, vídeojuegos o muñecos pueden ser una excelente opción.

5. Menús especiales

Si viajas con una compañía de alta categoría, debes saber que pueden solicitarse menús especiales para niños con 24 horas de antelación. Así como menús para celíacos, vegetarianos, diabéticos, etc. Las compañías low cost no ofrecen este servicio, pero si es posible comprar bebidas o snacks dentro del avión.

6. Llevar algo de comida

Si tus hijos son algo delicados para comer, puede que no quieran la comida que ponen en el avión. Además, en trayectos cortos no se ofrece comida a los pasajeros. Por eso, es aconsejable llevar algo de picar, pero es importante que te informes sobre las normas antes de volar y comunicarlo al personal correspondiente.

7. Llevar ropa limpia

Lleva algo de ropa de repuesto por si los niños se manchan durante el viaje. De esta forma, podrás cambiarlos sin problema.

8. Controlar los oídos antes de viajar

Si es posible, lleva a los niños al pediatra antes de viajar para que controle sus oídos y asegurarte de que todo está bien. Y es que una pequeña inflamación puede convertirse en un dolor muy intenso durante el vuelo.

9. Elegir los asientos más adecuados

Reserva los asientos con tiempo para poder elegir los asientos más adecuados. Por ejemplo, los asientos de la primera fila suele contar con más espacio para las piernas, pero si viajas con niños o con un bebé es mejor coger los asientos de los pasillos para poder levantarte cuando lo necesites sin molestar a nadie. Las compañías low cost permiten elegir los asientos a cambio de un coste adicional a la hora de comprar el billete.

10. Mantener la calma

Si a pesar de estos consejos, los niños se ponen nerviosos durante el viaje, intenta mantener la calma. Si tú te pones nervioso, ellos se alterarán todavía más. Al cabo de un rato, seguro que el niño se calma. Y si vuestros vecinos de asiento se molestan por ello, pídeles disculpas, pero obviamente deberán ser comprensivos.