¿Cómo viajar en avión con la bicicleta?

Cada vez son más las personas aficionadas a las rutas de cicloculturismo que planean viajes expresamente para disfrutar de su deporte preferido y afrontar nuevos retos que pongan a prueba sus habilidades al manillar. Y es que este tipo de rutas no siempre suelen estar cerca del lugar de residencia.

Es cierto que en la mayoría de las zonas en las que se ofrecen este tipo de actividades suele haber servicio de alquiler de bicicletas, pero la mayor parte de los aficionados se sienten más cómodos usando la bicicleta que tanto miman y a la que están habituados. Por eso, muchos se preguntan: ¿cómo viajar en avión con bicicleta? Hoy, en SP Parking (aeropuerto de Málaga) te resolvemos todas las dudas.

cómo viajar en avión con la bicicleta

Infórmate bien sobre las condiciones de la aerolínea antes de comprar el billete

Si no quieres encontrarte con una desagradable sorpresa al llegar al aeropuerto porque no te dejan subir la bicicleta al avión o por tener que costear cargos adicionales por ello, es mejor que llames al servicio de atención al cliente de la compañía aérea con la que estás pensando volar. Pero además, si las condiciones te cuadran, es importante que lo avises con antelación porque seguramente tendrás que pasar por el mostrador de facturación.

Llega con tiempo al aeropuerto

Como decíamos, la bicicleta no se considera equipaje de mano, por lo que no puedes subirla contigo a la cabina, sino que deberás facturarla. En este caso, deberás acudir a la ventanilla de mercancías especiales y después volver a la cola para facturar tu equipaje normal. Con lo cual, es fundamental que vayas con tiempo suficiente si no quieres perder el vuelo.

Además, debes tener en cuenta que, al llegar a tu destino, es bastante probable que la bicicleta llegue más tarde a la cinta de recogida de equipaje, ya que normalmente es manipulada por el personal del aeropuerto. En algunos casos puede que tengas que esperar media hora más después de que tu equipaje haya salido.

Asegura la cadena con una cincha o con una brida

La forma de la cadena de la bicicleta hace que se vaya moviendo y rozando con todo, por lo que es importante que la asegures con una cincha o con una brida, incluso aunque la maleta sea rígida o semirígida. Eso sí, si usas bridas, recuerda que después tendrás que cortarlas. En estos casos, lo mejor es llevar una navaja multiuosos, pero hay que tener en cuenta que no es posible llevarla dentro del equipaje de mano, sino que tendrá que ir con el equipaje facturado. Además, si has embalado la bici en una caja, no olvides llevar cinta para volver a empaquetarla a tu regreso.

Cambio trasero y pedales fuera de la bicicleta

A menos que tu maleta cuente con compartimentos específicos para aislarlos o que lleve protecciones, es recomendable que uses un poco de gomaespuma o plástico de burbujas para envolver este tipo de piezas, de manera que no sufran daños durante el trayecto. Pero también es aconsejable hacerlo con las palancas de bloqueo de suspensiones, con el soporte de GPS y con otras piezas delicadas.

Desinfla las ruedas

Aunque es bastante improbable que las ruedas de la bicicleta vayan a explotar en la bodega del avión no presurizada, no está de más desinflarlas un poco para evitar que la llanta quede expuesta. Haz lo mismo con la tija telescópica y con las suspensiones de aire por si las moscas.