A la hora de planear un viaje por Europa, grandes ciudades como París, Londres o Praga suelen ser los destinos preferidos por los turistas. Ciudades que ofrecen al turista urbano y cosmopolita la combinación perfecta entre historia, monumentos, belleza natural, gastronomía y una gran oferta de actividades de ocio para todas las edades.

Sin embargo, también hay ciudades más pequeñas que no tienen nada que envidiar a las grandes capitales y que nos permiten disfrutar de unas vacaciones inolvidables sin necesidad de tener que perdernos en kilométricas estaciones de metro o caminar por la calle entre el bullicio de la gente. Lo mejor de todo es que resultan ideales para hacer una escapada romántica o pasar un fin de semana en familia fuera de casa, ya que no es necesario reservar una larga estancia en ellas. Con un par de días suele ser suficiente. Destinos que por su belleza y su ambiente merece la pena visitar al menos una vez en la vida, a pesar de que muchas de ellas no son tan conocidas.

Ciudades más bonitas de europa

(más…)