Viajar con mascotas: ¿Tren, barco o avión?

Muchos de nosotros tenemos mascotas a las que consideramos como un miembro más de la familia y a las que nos cuesta dejar atrás cuando nos vamos de vacaciones. Sin embargo, viajar con mascotas no siempre resulta sencillo, por lo que elegir el medio de transporte en el que vamos a llegar a nuestro destino tampoco es algo que podamos decidir a la ligera. Son muchos los factores que influyen en la elección y que tienen que ver con las condiciones de la propia compañía como con las características de nuestra mascota. Por eso, hoy en SP Parking (aeropuerto de Málaga) te lo explicamos todo para que puedas elegir cuál es el mejor medio de transporte para llevarla contigo.

viajar con mascotas

Viajar en avión con mascotas

Por lo general, en el avión las mascotas que no pesan más de 8 kg pueden viajar en cabina, siempre que vayan en un transportín. No obstante, puede variar de una compañía a otra. Por ejemplo, Ryanair no acepta mascotas en ningún caso. Las aerolíneas que las dejan, exigen que la mascota viaje en la bodega si supera dicho peso. Además, hay algunas que establecen ciertas restricciones conj respecto a la raza, la edad y las características de la mascota. Por ejemplo, las razas potencialmente peligrosas siempre deben llevar bozal y los cachorros de menos de 8 semanas no pueden volar.

El viaje en avión es más corto, pero si la mascota tiene que hacerlo alejada de su dueño puede sufrir mucho estrés y si se trata de un vuelo de larga distancia, sufrir algo similar al jetlag y problema de digestión e irritabilidad.

Por otro lado, sis vas a viajar en avión con tu mascota, intenta que el vuelo sea directo y evitar los días de mucho tránsito, ya que las aerolíneas tienen un cupo de mascotas para cada vuelo. A excepción del caso de los perros guía, que pueden viajar en cabina incluso con arolíneas que normalmente no permiten mascotas.

Viajar en tren

Los trenes, tanto de larga como de corta y media distancia, permiten el acceso de mascotas sin limitaciones de peso. En los de corta distancia deben ir atados y en los de media y larga distancia deben pesar menos de 10 kg e ir metidos en un transportín No obstante, si causa molestias durante el viaje al resto de pasajeros, la compañía puede cambiar de vagón al propietario y a su mascota o incluso exigirle que abandone el tren.

Viajar en barco

El barco es la opción más larga y en este caso los animales siempre deben viajar lejos del propietario en una zona del barco destinada a ello, dentro de unas casetas individuales. No obstante, hay casos en los que se permite que la mascota vaya con su propietario e incluso sacarlo a pasear por cubierta. Eso sí, debe ir dentro de un transportín. Aquellos perros o gastos cuyo peso sea inferior a 6 kg pueden viajar cerca del propietario en el transportín. Sin importar el tipo de barco, los perros guía y de asistencia siempre tienen derecho a viajar junto al propietario, llevando el bozal y la correa.

Lo que debes tener en cuenta es que si tu mascota suele marearse en el coche, lo más probable es que también se maree en el barco,  por lo que puede ser aconsejable darle algún producto específico para evitarlo.

Antes de comprar el billete, ya sea de avión, tren o barco, es importante que te pongas en contacto con la compañía para saber cuáles son las normas para viajar con amscotas y reservarlo con suficiente antelación.