Los 10 pueblos medievales más bonitos de Europa

Aunque no lo creas, en Europa contamos con pueblos que parecen salidos de auténticos cuentos de hadas en los que el tiempo parece haberse detenido en plena Edad media y en los que el viajero se siente trasportado de forma inevitable al pasado. Pueblos con un encanto particular, con callejuelas empedradas, murallas casi perfectas  y castillos como protagonistas del entramado urbano que nos hablan de los acontecimientos acaecidos en la zona a lo largo de los siglos. Por eso, si estás pensando en organizar una escapada romántica con tu pareja a algún lugar con encanto, hoy en SP Parking, tu parking en el aeropuerto de Málaga, te traemos una selección de los pueblos medievales más bonitos de Europa.

pueblos medievales más bonitos de Europa

1. Carcasonne (Francia)

Con su imponente castillo del siglo XII y sus murallas casi intactas, Carcasonne no es solamente uno de klos destinos más bellos de Francia sino también uno de los las pueblos medievales más bonitos de Europa. Situada a caballo entre Perpiñán y Toulose, la ciudad parece impenetrable si la miramos a lo lejos, pero una vez dentro de sus muros, el espíritu de la época de las damas y caballeros lo impregna todo.

2. Cochem (Alemania)

El pueblo de Cochem es otro de esos lugares que hechizan al visitante que tiene la suerte de descubrir sus encantos. La Fortaleza de Reichsburg se erige como un centinela que vigila la ciudad desde la colina más alta y sus calles estrechas y laberínticas nos invitan a perdernos o a hacer un descanso mientras contemplamos sus preciosas casas entramadas con techos de pizarra.

3. San Gimignano (Italia)

Situada entre Siena y Florencia, esta pequeña población de la Toscana fue un punto de paso muy importante para los peregrinos católicos que iban a Roma y al Vaticano durante la Edad Media y el Renacimiento. Sus impresionantes torres de piedra se han convertido en todo un símbolo a nivel internacional.

4. Krems (Austria)

Bañada por el río Danubio, la villa de Krems es otro de los las pueblos medievales más bonitos de Europa. Convertido en centro cultural y universitario, la localidad ha sido declarada como «Ciudad Modelo de Conservación Histórica» por las UNESCO. Y es que sus habitantes cuidan con mucho mimo su casco antiguo para el disfrute de todos los turistas que cada año llegan para conocer sus encantos.

5. Castle Combe (Inglaterra)

Este coqueto pueblo inglés supone un verdadero viaje en el tiempo. Sus pintorescas casitas de estilo Costwold, si iglesia medieval, su mercado del siglo XIV y la calma que se respira en sus calles hace que todo resulte encantador. De hecho, es considerado por muchos como el pueblo más bonito de Inglaterra. Algo con lo que nosotros estamos completamente de acuerdo.

6. Beynac-et-Cazc (Francia)

Visitar Beynac-et-Cazc es como entrar en un cuento de hadas. Por eso, esta pequeña población de preciosas casitas con techos de losa y coronada por una fortaleza que en el pasado fue sitiada por el mismísimo Ricardo Corazón de León, es una de las visitas imprescindibles que debes hacer si alguna vez visitas Francia.

7. Berna (Suiza)

Aunque Berna es la capital del país, ha sabido mantener ese sabor medieval que la caracterizó en otro tiempo a pesar de la llegada de la modernidad. Su casco antiguo alberga una gran cantidad de joyas arquitectónicas  como la Torre de la Catedral y la Torre del Reloj. Pero además los Alpes como telón de fondo ponen el marco natural a esta fascinante ciudad.

8. Besalú (España)

No tenemos que irnos tan lejos para conocer destinos con encanto. En nuestro país contamos con uno de los pueblos medievales más bonitos de Europa. Estamos hablando de Besalú, que se encuentra a unos 30 kilómetros de Girona. Una preciosa villa con un bonito puente románico y un impresionante legado medieval: iglesias, murallas, sinagogas y calles empedradas que nos invitan a perdernos dando un agradable paseo.

9. Bagnoregio (Italia)

Un pueblo condenado a desaparecer por la erosión acelerada que está experimentando la naturaleza de su entorno y que se encuentra coronando una colina de 443 metros. En él apenas viven 10 personas, ya que se encuentra totalmente aislado y rodeado por acantilados que van comiéndose el terreno año tras año. Pero es precisamente por su entorno por lo que merece la pena visitarlo antes de que desaparezca.

10. Le Barroux (Francia)

Situada a caballo entre Carpentras y Vaison-la-Romaine, el origen de esta preciosa localidad se remonta a la dominación de la llanura del Comtat en el siglo XI. Destaca no solamente por su sabor medieval, sino también por las magníficas vistas que ofrece de los Montes del Vaucluse, conocido como el «Gigante de la Provenza».