¿Cómo afrontar la vuelta al trabajo después de las vacaciones?

Se acaban las vacaciones y tras esos días que hemos disfrutado con nuestra familia y nuestros amigos, toca la vuelta al trabajo. Algunas personas se deprimen, otras se encuentran más irritables, y podemos sufrir ansiedad, problemas de sueño e inquietud. Y es que después de un periodo de descanso no es fácil volver a retomar la rutina, los horarios y las obligaciones laborales. Es entonces cuando puede aparecer el síndrome postvacacional, un mal que sufren la mitad de los españoles cada año. Los expertos explican que esto tiene que ver con el hecho de que durante las vacaciones el cerebro haya eliminado toda la información que provoca ansiedad, dando paso a un estado de calma total. Con lo cual, al volver a la rutina, todo cambia.

Normalmente, las personas que más lo sufren suelen ser aquellas que realizan trabajos operativos, como las las fábricas con procesos de cadena de montaje o los telefonistas. Al tratarse de trabajos muy rutinarios y menos motivadores, es más fácil echar de menos las vacaciones y sentirse menos motivado. En cambio, aquellas personas que tienen trabajos más creativos o que toman decisiones son los menos propensos a sufrirlo, ya que este tipo de tareas potencian la innovación y el pensamiento reflexivo.

Afortunadamente esta estado no suele durar más de una o dos semanas y transcurrido este tiempo, la vida profesional vuelve a la normalidad. Si te está costando volver a la vida cotidiana, hoy en SP Parking (aeropuerto de Málaga), te damos algunos consejos para que puedas ir adaptándote mejor.

vuelta al trabajo

1. Hay que ser positivos

Aunque suene a tópico y resulta más sencillo decirlo que hacerlo, lo cierto es que lamentarse no sirve de nada. Solamente para amargarte todavía más la vuelta. Piensa en los compañeros a los que llevas tanto tiempo sin ver y en todas las anécdotas y experiencias que has vivido durante tus vacaciones y que tienes que contarle.

2. Intenta volver a casa unos días antes

Es recomendable volver al menos dos o tres días antes para ir acostumbrándonos al ritmo habitual y retomar las tareas cotidianas como ir al supermercado o limpiar la casa. Además, de esa forma también te resultará más fácil recuperar los horarios de sueño y de las comidas.

3. Priorizar objetivos y tareas

Debemos asumir la vuelta al trabajo poco a poco y no estresarnos. Por eso, lo más recomendable es hacer una lista de las tareas más urgentes en lugar de abordar de golpe todas las tareas que tenemos pendientes. De lo contrario, lo único que conseguiremos será agobiarnos y no lograremos ser tan productivos. Es preferible centrarse en ciertas cosas que intentar hacerlo todo a la vez.

4. Seguir disfrutando del tiempo de ocio

Las próximas vacaciones llegarán en un plazo largo de tiempo, por lo que debemos aprovechar los ratos libres y los fines de semanas para desconectar y divertirnos. De esta forma, podremos enfrentarnos al trabajo con más optimismo y con buen humor. Puedes hacer deporte, salir a pasear, quedar en casa de unos amigos, leer un libro, acudir a actos culturales que se organicen en tu localidad, etc.

5. Adoptar nuevos retos en nuestro desarrollo profesional

La vuelta al trabajo debe servirnos para plantearnos nuevas metas. Por ejemplo, desarrollar nuevas habilidades a través de cursos de formación que nos ayuden a salir de la monotonía y tener nuevas motivaciones. Además, piensa que como profesionales es importante mantenerse siempre en un continuo proceso de desarrollo y mejora.