¿Cómo dormir en un aeropuerto?

Aunque es evidente que dormir en un aeropuerto no es la manera más cómoda de pasar la noche, muchas veces las circunstancias obligan a ello, ya sea por el horario de salida del vuel, por escalas muy largas, por restraros imprevistos o por ahorrar en hoteles. La cuestión es que, llegado el momento, muchos se preguntan si es posible dormir en un aeropuerto. Lo cierto es que sí, pero para hacerlo cómodamente, hoy en SP Parking (aeropuerto de Málaga), te traemos algunso consejos para que la experiencia sea más fácil y segura.

dormir en un aeropuerto

1. Tener un motivo justificado

Aunque puede parecer algo banal, lo cierto es que si vas a dormir en un aeropuerto, es importante que tengas una justificación para responder a las preguntas del personal de seguridad y que tengas localizado el billete que demuestre que vas a coger un avión al día siguiente. Esto te evitará muchos problemas.

2. Cuidar la vestimenta

Vistete por capas y ten ropa localizada para cambiarte si quieres ponerte más cómodo. Ten en cuenta que la temperatura puede variar por el día y la noche o según el lugar en el que estés. Por eso, no está de más que eches una manta, unos guantes y un gorro que te proteja de las bajas temperaturas nocturnas.

3. Llegar con tiempo

Si sabes que vas a tener que pasar la noche en el aeropuerto y quieres encontrar un buen lugar, es recomendable que llegues con tiempo. Algunos aeropuertos son tan populares que es habitual ver a gente amontonada durmiendo. De hecho, pasadas las 10 de la noche puede ser misión imposible encontrar un asiento libre.

4. Ir preparado

Si ya sabes con tiempo que vas a tener que pasar la noche en el aeropuerto o prevés que, por motivos ajenos a ti, la estancia se prolongará más de lo normal por huelgas o incidencias meteorológicas, sé previsor y echa en tu maleta dispositivos electrónicos, auriculares, un saco de dormir, agua embotellada, libros y comida para que tengas todo lo necesario tanto para comer como para estar entretenido.

5. Tomar precauciones

Es importante que el lugar que elijas para dormis esté vigilado y que compruebes antes que hay cámaras de seguridad, especialmente si viajas solo. Es mejor dormir cerca de otros viajeros que en un lugar aislado para evitar robos. Además,  recuerda colocar las maletas con los cierres junto a la pared o de manera que no dificulte la apertura para evitar que alguien se la lleve. Aunque también puedes dormir con tus piernas o brazos encima para despertarte si notas algún movimiento imprevisto. También es recomendable que intentes buscar a alguien en el que puedas confiar si, por ejemplo, tienes que dejar tu equipaje solo para ir al baño.

6. Buscar un lugar cómodo

Si el aeropuerto en el que estás es muy grande, no te limites sólo a la terminal en la que tienes que coger el vuelo. Se creativo y encuentra un lugar que te parezca cómodo. Por ejemplo, las salas de espera de llegadas suelen ser más tranquilas de las de salidas, ya que las butacas son más confortables. El único inconveniente es que pueden ser más ruidosas si hay gente esperando a sus familiares o dando la bienvenida.

En algunos aeropuertos hay salas de primera clase que permiten el acceso a pasajeros de clase económica por un precio reducido y allí podrás disfrutar de bebidas, bufet, duchas, wifi y sillas más cómodas. Eso sí, algunas cierran por la noche, por lo que en este caso no sería una opción.

Si la idea de dormir en el aeropuerto no termina de convencerte y además viajas solo, puedes alquilar un coche para ahorrarte dinero en un hotel y pasar la noche de una manera un poco más cómoda. Los asientos suelen reclinarse, no te molestarán y podrás guardar tu equipaje en el maletero.

Deja un comentario