Discapacidad visual: consejos para viajar en avión

Tener discapacidad visual no quiere decir que la persona sufre de ceguera total o de un grado de visión baja, lo cual no siempre tiene que suponer un obstáculo para viajar. A casi todos nos encanta hacer turismo y descubrir nuevos destinos y las personas con discapacidad visual no son una excepción. Eso sí, antes de iniciar el viajer, es muy importante tomar n condiseración algunas cuestiones.

En primer lugar, debes saber que los pasajeros con discapacidad visual que vayan a tomar un avión deben hacerlo saber  a la aerolínea con la que van a viajar para que puedan prestarle asistencia adicional tanto en el aeropuerto como dentro del avión, de manera que pueda seguir todos los procedimientos sin problema y el viaje sea seguro. Siempre que sea posible, recomendamos que se informe a la compañía con el mayor tiempo de antelación, de modo que los profesionales del aeropuerto puedan estar ya preparados para esta situación y prestar la mejor ayuda en el aeropuerto.

discapacidad visual

Lo normal es que las aerolíneas pidan que el aviso se realice al menos dos días antes pero si puede avisarse con más tiempo, todavía mejor. Cada aerolínea establece una política concreta para los pasajeros con discapacidad visual, por lo que es aconsejable ponerse en contacto con ellos antes de comprar el billete y de solicitar los servicios. Pero además, es recomendable avisar al operador del aeropuerto.

En el caso de los aeropuertos españoles, AENA cuenta con una sección especial en su página web para que las personas con este problema puedan solicitar asistencia. En cualquier caso, debes saber que la legislación actual de la UE obliga a todos los aeropuertos a contar con este tipo de asistencia.

Una vez que la asistencia haya sido solicitada, el personal del aeropuerto se reune con el viajero a su llegada y le guía a través del check-in, de los controles de equipaje y de los puestos de aduana. Durante el control de seguridad, el viajero puede solicitar al personal que vuelva a hacer la maleta tal como estaba si ha sido registrada, de modo que pueda localizar sus artículos personales sin problemas.

Además, como existen muchos aeropuertos en los que no se ofrece información de embarque mediante megafonía, un miembro del personal de asistencia debe encargarse de informar al pasajero cuándo se abre la puerta de embarque y de proporcionarle cualquier otra información que pueda ser importante para tomar el vuelo, como por ejemplo si el vuelo se retrasa o se cancela. Pero también deberá ayudarle a entrar en el avión y a guardar su maleta en los espacios que hayan sido asignados para este fin.

Antes de despegar, el personal de cabina ofrece una demostración de seguridad para situaciones de emergencia.  Esta información debe estar disponible también para pasajeros con discapacidad visual, ya sea en braile o en audio, pero debe solicitarse con antelación. Por otro lado, la tripulación debe informar al pasajero de la disposición interior del avión, dónde está la bandeja para comer y el baño.

En el caso de que el viajero vaya acompañado de un perro-guía y el avión no va completo, el asiento de la lado suele bloquearse para que el animal pueda sentarse. Y es que, aunque algunas compañías no permiten perros en cabina o si los admiten, no pueden exceder de un peso, las personas ciegas tienen derecho a llevar a su perro-guía en todo momento sin que esto suponga ningún coste adicional. Eso sí, la aerolínea debe ser avisada siempre con la suficiente antelación.