5 Consejos para disfrutar de unas fantásticas vacaciones de playa

Se acerca el verano y seguramente ya estás preparando tus vacaciones. Si eres un gran amante del turismo de sol y playa, puede que ya tengas claro el destino para este año y puede que incluso tengas ya los billetes comprados y el alojamiento reservado. Pero organizar unas vacaciones en playa es mucho más que eso, sobre todo si queremos que todo sea perfecto y que nada arruine esos momentos tan especiales. En SP Parking (aeropuerto de Málaga) queremos que tu estancia resulte inolvidable y, por eso, hoy te traemos algunos consejos muy importantes para evitar cualquier tipo de sorpresa y que las enfermedades o las quemaduras no enturbien tu felicidad ni la de los tuyos.

vacaciones en la playa

1. Evita las quemaduras provocadas por el sol

No olvides echar el protector solar en tu maleta. Pero además, recuerda que, por muchas ganas que tengas de pasa el día entero en la playa, nuestro cuerpo no está acosctumbrado y no es recomendable pasar 8 horas tomando el sol el primer día, especialmente si vas con niños. Es aconsejable que lo hagas de manera progresiva para evitar quemarte. Piensa que los rayos del sol se reflejan en la arena y en el mar, por lo que no debes confiarte aunque parezca que el sol no está dando muy fuerte. Aplícate protector solar cada 2 horas, sobre todo entre las 11 de la mañana y las 4 de la tarde, ya que son als horas ma´s peligrosas para exponerse al sol.

2. Ten cuidado con los animales

Es importante evitar el conatcto con los animales o insectos extraños. En la playa siempre se corre el riesgo de que nos pique un erizo de mar o una medusa. Si esto sucede, corre a lavar la zona afectada con agua salada, elimina los restos de la medusa o extrae las púas del erizo. Impregna la zona con alcohol y vuelve a lavar la herida con agua salada y unta una pomada analgésica para calmar el dolor. No obstante, si hay puesto de socorro en la playa es preferible acudir allí.

3. Cuida tu alimentación

Durante los meses de verano deben extremarse las precauciones con los alimentos que consumimos, ya que las elevadas temperaturas pueden estropearlos y afectar a nuestra salud. Si te alojas en un apartamento, mete los alimentos en la nevera nada más comprarlos y trata de que las frutas y las verduras estén siempre limpias para evitar que atraigan a las moscas y demás insectos.

4. Mete en tu maleta la ropa adecuada

Antes de marcharte de viaje, es fundamental que sepas el tiempo que va a hacer en el destino. La ropa más adecuada para unas vacaciones en la playa son los trajes de baño, los pantalones cortos, las blusas ligeras de tirantes y las sandalias. No obstante, si vas a salir por la noche a cenar, echa ropa más arreglada y alguna prenda de abriga, ya que, al irse el sol, hay muchas ciduades en las que incluso en julio y agosto puede refrescar.

5. Accesorios

Muchas veces nos enfocamos en lo importante y olvidamos que los accesorios también son clave para que disfrutemos de unas fantásticas vacaciones. Por ejemplo, las gafas de sol para proteger nuestros ojos de los rayos ultravioletas y tener mejor visión, los gorros o sombreros para evitar quemaduras e insolaciones o, incluso, en casos extremos, el cáncer de piel. Por supuesto, no olvides lo importante que es hidratarse mientras estamos en la playa, así que procura beber al menos dos litros de agua al día.