Consejos para viajar en avión si estás embarazada

Muchas mujeres que están esperando un bebé se preguntan si pueden volar en avión. Lo cierto es que las aerolíneas no prohíben el viaje, pero si es importante tomar ciertas precauciones para asegurarse de que no supone riesgos para la madre o para el bebé. Lo primero que debes tener en cuenta es la etapa de embarazo en la que te encuentras. Los médicos recomiendan que no se vuele en avión durante el primer trimestre, ya que es la fase más crítica del embarazo, cuando los riesgos de aborto son mayores. Con lo cual, es recomendable esperar a la semana 12 para hacerlo. Tampoco es aconsejable hacerlo a partir de la semana 32, pero es el doctor que está llevando tu embarazo el que tiene la última palabra.

En el periodo restante no hay problema y, aunque las aerolíneas no obligan a llevar informes médicos ni autorizaciones específicas hasta la semana 28, no está de más pedir a nuestro ginecólogo que nos haga un documento donde se contemplen las posibles especificaciones del embarazo por si hubiera cualquier problema y necesites ser atendida. Además, a partir del séptimo mes, las compañías aéreas suelen establecer ciertos requisitos para aquellas embarazadas que van a volar. de las que debemos informarnos con anterioridad.

viajar en avión embarazada

Si el médico considera que el viaje no supone ningún riesgo, debemos reunir la documentación necesaria, tanto el informe médico como la tarjeta sanitaria y el seguro médico de viaje. Además es fundamental que te informes bien sobre cómo funciona el sistema sanitario del país al que viajas y si cuenta con el equipamiento adecuado para que puedan atendernos si nos encontramos mal. No es una cuestión de ser agorero o de parecer paranoica, sino de disfrutar sin sobresaltos y si temor a que el bebé o nuestra salud puedan verse perjudicados.

Para viajar en el avión es conveniente llevar siempre calzado cómodo y prendas holgadas con las que vayas a estar cómoda, por ejemplo, ropa deportiva. Además, intenta llevar varias capas, para que puedas ponértelas o quitártelas en casa de que no te encuentres a gusto. De esta forma, podrás controlar la temperatura de tu cuerpo independientemente de la que haga en el avión.

Por otro lado, recuerda pedir al embarcar un reposapiés para que puedas mantener las piernas en alto durante el vuelo, especialmente si el trayecto dura varias horas. En el avión y después de muchas horas, es normal que sintamos nuestras piernas pesadas, lo que peude agravarse con el embarazo. Además, es fundamental que hagas saber a la tripulación que que estás embarazada, para que puedan tomar las medidas necesarias en caso de que surja algún problema.

Es importante también que lleves el cinturón de seguridad puesto siempre que lo indiquen los auxiliares de vuelo. La barriga no puede ser una excusa para ello. Si no pudieras ponértelo sobre la barriga, colócalo bajo el absomen, en la zona pélvica. Una vez que se haya realizado el despegue y el aterrizaje podrás quitártelo.

También es bueno que te hidrates bebiendo mucho líquido, evitando siempre las bebidas con gas y los snacks. Lo que si debes llevar el en bolso son frutos secos, algún bocadillo o chocolate para evitar las bajadas de azúcar. Además, es recomendables que de vez en cuando te levantes y des una vuelta por el pasillo. Debes hacerlo al menos una vez cada hora o dos horas para favorecer la circulación y las molestias innecesarias.