¿Qué comer para evitar malestares en el avión?

Ya sea por trabajo o por placer, son muchas las personas que toman vuelos de más de 10 horas. En este tipo de viajes es habitual notar cansancio, pesadez, de cabeza, hinchazón en las piernas, turbidez y, en algunos casos, malestares digestivos. Lo cual no resulta nada agradable. Afortunadamente puede evitarse moviendo los brazos, las piernas y el cuello, paseando por el pasillo de vez en cuando y eligiendo bien el tipo de alimentos que ingerimos durante el vuelo. Esto último es muy importante, ya que la digestión no se realiza de la misma forma cuando vamos a 10.000 metros de altura. Nuestro tubo digestivo disminuye su movimiento, por lo que el estómago tarda más en vaciarse, pero también se reduce la secreción gástrica y se expanden los gases intestinales.A lo que debemos sumar que el aire seco de la cabina reseca el aire de la nariz y hace que nuestras papilas gustativas se adormezcan, lo que impide disfrutar de la comida con normalidad.

evitar malestares en el avión

Por esta razón, en SP Parking (aeropuerto de Málaga) te recomendamos que antes de subir al avión comas ligero y que te hidrates bien, de manera que puedas evitar la retención de líquidos, la pesadez y las molestias digestivas. Esto también incluye los vuelos cortos. Y en los vuelos largos, también deberemos tener en cuenta lo que comemos dentro del propio avión. En estos vuelos se ofrecen menús que, aunque no siempre reúnen los criterios de equilibrio nutricional o de gustos, si garantizan la cuestión de la seguridad alimentaria. Lo que no pueden asegurar con los alimentos que traen los pasajeros de casa, por lo que están prohibidos. Este tipo de menús son ligeros, variados y nutritivos, tanto en el tipo de alimentos como en su preparación, por lo que nunca están compuestos por alimentos muy grados, fritos o rebozados.

No obstante, algunas compañías dan a elegir entre varias opciones o, en el caso de los vuelos cortos, podemos optar por tomar un tentempié de la carta. En cualquiera de los dos casos, es importante que elijas alimentos que no contengan grasas o demasiada carne. Lo más aconsejable es optar por las verduras, la pasta o el arroz. Evitando la cebolla, las coles, el ají morrón, la lechuga, el pepino o los alcauciles, ya que pueden producir gases, hinchazón y malestares digestivos. Además, en la bandeja suele haber normalmente un sobrecito de sal. Intenta evitarla, ya que favorece la retención de líquidos, lo que te provocará molestias posteriormente. Tampoco es conveniente comer alimentos industrializados como las galletas o el pan.

Para mantenerte hidratado, lo más recomendable es tomar infusiones o agua sin gas, siendo preferibles aquellas que contengan una baja cantidad de sodio. Evita el café y las bebidas alcohólicas. Después de la comida, si quiere beber algo, elige té. De esta forma, estarás hidratado y no retendrás líquidos.

Por supuesto, si el vuelo es largo, aunque no tengas ganas, es importante que comas. De lo contrario, puedes sufrir una bajada de azúcar y empezar a sentir debilidad, turbidez en la vista, confusión mental, náuseas, sudoración o ansiedad. Si no tienes mucha hambre, intenta hacer pequeñas ingestas de hidratos de carbono complejos durante el vuelo para contrarrestar los efectos.

Así pues, si sabes elegir adecuadamente los alimentos y las bebidas, no tengas duda de que podrás viajar más cómodamente, sin sentir los síntomas desagradables que comentábamos al principio. Lo menos que necesitas es llegar con malestar a tu destino. De esta forma, te sentirá relajado, tranquilo y con ganas de pasarlo muy bien cuando bajes del avión.