Cómo evitar que los bebés lloren en el avión

No estamos seguros de quién lo pasa peor. Si el pasajero que viaja al lado de un bebé que se pasa todo el trayecto llorando o ser el padre o la madre del bebé. Por fortuna para ambos, la mayor parte de los bebés de pocos meses no suelen dar problemas cuando viajan en avión. De hecho, es cuando los niños ya gatean o andan cuando cuando son más molestos, ya que no se sienten cómodos cuando están restringidos.

No obstante, puede ocurrir que empiece a llorar por cualquier motivo y que acabe molestando a los pasajeros de alrededor, que además de estresarse, encontrarán grandes dificultades para conciliar el sueño si quieren descansar durante el vuelo. Por eso, en SP Parking (aeropuerto de Málaga), hoy te explicamos cuáles pueden ser las causas del llanto y cómo solucionarlo. De esta forma, si tienes que viajar en avión con un bebé, todo será mucho más sencillo.

viajar en avión con un bebé

¿A qué se debe el llanto del bebé?

Todos los bebés pueden lloran por diversos motivos. El problema es que cuando se está en un espacio cerrado, la situación puede llegar a ser muy frustrante.  Intenta ser ingenioso a la hora de calmarlo y mantente relajado. Comprueba que todas aquellas cosas que suelen molestar a tu bebé están bien.¿Tiene el pañal sucio? ¿Es su hora de comer? ¿Va demasiado abriga o tiene frío?

Si el problema no es ninguna de estas cuestiones, puede que el exceso de luz le esté molestando para dormir. Con lo cual, es recomendable que cierres las ventanas. Si está inquieto, puede que sea más útil mostrarle las vistas del exterior o los dibujos de alguna revista.

El ruido también puede estar molestándole, por lo que usar un poco de algodón o unos pequeños tapones para los oídos le ayudará  a reducir los niveles de decibelios a los que estará expuesto y le costará menos relajarse y dormirse.

Si a pesar de esto, sigue llorando, intenta que las miradas de alrededor no te afecten y confía en que la mayor parte de las personas  suelen ser comprensivos con los padres cuando los bebés lloran. Al fin y al cabo, todos hemos sido niños alguna vez y muchos son padres, por lo que saben perfectamente por la situación por la que estás pasando.

¿Cómo evitar que a nuestro bebé le duelan los oídos en el avión?

Si has volado antes, sabrás que el dolor de oídos que se produce por el cambio de presión puede llegar a ser muy molesto. Le sucede al 30% de los pasajeros y el hecho de tener la nariz taponada o sufrir un catarro, aumenta las posibilidades de que los niños sientan esta molestia.

Cuando le ocurre a un adulto, con bostezar o mascar chicle, es fácil solucionarlo. Sin embargo, no podemos darle chicle a un bebé ni tampoco hacerle bostezar cuando queramos. Por esta razón, si vas a viajar en avión con tu bebé y está resfriado o tiene infección de oído, lo mejor es hacer una visita al pediatra antes de volar. Lamentablemente darle descongestionantes no funciona y tampoco es recomendable a estas edades.

Los pediatras y asistentes de vuelo recomiendan que en estos casos se les dé el biberón, un chupete o el pecho cuando se produzcan los cambios de presión, que suele ser durante el despegue y el aterrizaje. Si no sabes cuándo se realizarán los cambios de altura, pídele a la azafata que te avise. En el caso de que esto no funcione, mantén la calma y trata de frotar los oídos del niño y cantarle una canción que le tranquilice. Si esto tampoco funciona, al menos habrás hecho todo lo posible y que, al final, la mayor parte de los bebés que tienen este problema, lo van superando con el tiempo.