¿Cómo evitar el Jet Lag en viajes de larga distancia?

Los viajes de larga distancia, ya sea por motivos de trabajo o de ocio, se han convertido en algo frecuente. La experiencia de conocer un nuevo país puede ser muy emocionante, pero este tipo de viajes también tienen sus inconvenientes derivados especialmente de los cambios horarios. El dolor de cabeza, la falta de hambre, dificultades para conciliar el sueño, la ansiedad, el agotamiento y la deshidratación suelen se rlos síntomas más habituales del temido Jet Lag.

Un cuadro que suele aparecer en viajes con una diferencia horaria de más de 3 horas y que pueden producirse tanto cuando vamos al este como al oeste. Cuanto mayor sea la diferencia horaria entre el origen y el destino, mayores serán los efectos. Además, curiosamente las mujeres, las personas mayores y los viajeros esporádicos son más propensas a padecerlo. Siendo los efectos de horas o incluso días, hasta que la persona se haya adaptado al nuevo entorno y el nuevo horario.

Por eso, si en breve te dispones a hacer un viaje de larga distancia, hoy en SP Parking (tu parking en el aeropuerto de Málaga) te traemos algunos trucos para evitar el Jet Lag y sobrellevar mejor sus efectos.

evitar el jet lag

1. Cambiar los hábitos

Organizar un viaje no es solamente buscar información sobre el destino y reservar el vuelo y el alojamiento. Si queremos disfrutar de nuestras vacaciones en las mejores condiciones, podemos prevenir el Jet Lag si modificamos nuestros hábitos al menos tres días antes de salir. Descansa tanto como sea posible, reduce el estrés todo lo que puedas, lleva una alimentación saludable y haz ejercicio.

Si reservas tu viaje con varias semanas de antelación, lo ideal es ir cambiando los hábitos una hora cada semana. De esta forma, conseguirás que tu cuerpo se vaya adaptando de forma gradual a la zona horaria del lugar de destino. Eso sí, si la diferencia es muy grande, no podrás hacerlo, por lo que en lugar de hacerlo una hora por semana, hazlo una hora por día.

Además, la dirección en la que viajas también influye. Para evitar el Jet Lag si vas hacia el este, es recomendable irse a la cama una hora antes de lo habitual los dos días anteriores. Y si vas hacia el oeste, tendrás que hacerlo una hora más tarde.

2. Durante el vuelo

  • Ajusta tu reloj al uso horario del lugar de destino tan pronto como subas al avión, ya que esto te ayudará a prepararte mentalmente a los hábitos que llevarás durante tu estancia.
  • Es importante mantenerse hidratado bebiendo mucho líquido. La deshidratación es uno de los síntomas más frecuentes del Jet Lag y la sequedad de la cabina del avión no ayuda. Sin embargo, evita a toda costa las bebidas con cafeína y el alcohol. Muchas personas utilizan el alcohol para dormir en estas situaciones o la cafeína para mantenerse despiertos, pero no favorecen la hidratación por lo que sus efectos son más negativos que positivos.
  • Duerme o mantente despierto como si ya hubieras llegado al destino. Si en tu destino es de día, evita dormir o no podrás conciliar el sueño cuando llegue la noche y si es de noche, intenta dormir. Usa tapones para los oídos, un antifaz y enciende el aire acondicionado para ayudarte a dormir en el avión.
  • Elige un buen asiento. Cuando se trata de vuelos de larga distancia, lo mejor es elegir un buen asiento. De esta forma, te costará mucho menos dormir. Intenta que el asiento tenga espacio suficiente para las piernas. En los asientos estrechos, nuestro cuerpo segrega adrenalina que mantiene la sangre fluyendo hacia nuestro cerebro, lo que dificulta que nos quedemos dormidos.
  • Si eres de los que les cuesta dormir cuando no es de noche, habla con tu médico para que te recete un medicamento que induzca al sueño.
  • Come como si ya estuvieras en el lugar de destino. Evita comer durante el vuelo, pues el almuerzo de los aviones suele servirse a la hora del lugar del que nos estamos marchando, no de la de destino. Si tienes hambre, pica algo antes de llegar y come solamente a las horas de comida del país al que vas.

3. Consejos para evitar el Jet Lag en el lugar de destino

  • Si es de día, intenta pasar la mayor parte del día en el exterior. La exposición al sol ayudará a tu mente a habituarse a la nueva zona horaria. Mantente activo y evita pasarte horas dentro del hotel delante del televisor. Si necesitas descansar que no sean más de 30 minutos de siesta. Dormir más de la cuenta, solamente agravará los efectos del Jet Lag.
  • Si estás de viaje de negocios, es obvio que no habrá mucho tiempo para la diversión. Pero cualquier actividad puede ayudar, sobre todo si lo haces bajo el sol. Si no puedes salir, abre las ventanas y deja que entre la luz y haz un poco de ejercicio en la habitación.
  • Intenta comer ligero y a las horas adecuadas a la zona horaria. Y es que no solamente tenemos que habituarnos a las horas de sueño, sino también a las horas de comer. Las comidas pesadas harán que resulte más complicado adaptarse y empezaremos a sentir síntomas de estreñimiento o diarrea, lo cual no es nada agradable durante unas vacaciones.
  • Haz ejercicio por la mañana. Mantenerte activo te ayudará a dormir mejor, ya que estarás más cansado y hará que te sientas más despejado por la mañana ya que tu sangre fluirá mejor.
  • Toma un desayuno rico en proteínas la mañana que llegues. Las proteínas harán que tu mente esté más activa y es lo que más te conviene si te espera un día largo.
  • Habla con tu médico y pregúntale si puedes tomar melatonina. La melatonina es una hormona que nuestro organismo produce de forma natural para dormir. Pero si tienes dificultades para conciliar el sueño, puede ayudarte a adaptar tu reloj interno. Eso sí, debes tomarla media hora antes de ir a la cama para que surta efecto. Tómala 4 días seguidos al llegar a tu destino.

Como es evidente todos estos pasos, deberán hacerse del mismo modo cuando vuelvas a tu vida normal. Si los sigues, te resultará mucho más fácil evitar el Jet Lag y además de poder disfrutar de tu viaje sin estar constantemente agotado, te costará mucho menos volver a tu rutina diaria a tu regreso.