Dieta en la playa: Comer sano en vacaciones es posible

Como cada año, cuando llega el mes de abril empezamos a preocuparnos por nuestra figura y por cómo luciremos en la playa. Es entonces cuando comienza la temida «operación bikini». Te pasas semanas llevando una dieta sana para adelgazar y perder esos kilitos de más que hemos ido cogiendo a lo largo del año, te matas a correr en el gimnasio y por fin llegan las vacaciones. Seguro que después de todo el sacrificio, no quieres recuperar lo que tanto trabajo te ha costado perder.

La dieta y las vacaciones pueden parecer incompatibles. Especialmente si vamos a la playa, donde es normal que nos atiborremos de galletitas saladas, patatas fritas, refrescos, bocadillos, helados… Y es que tanto tiempo en la playa sin hacer nada hace que nos entren ganas de comer.

Dieta en la playa

No obstante, si estás a dieta no tienes por qué saltártela. Esto no significa que de vez en cuando no puedas ir a un chiringuito o a un restaurante en el paseo marítimo, pero durante el día puedes cuidarte y seguir haciendo dieta en la playa. Y para que sepas cómo hacerlo, en SP Parking (aeropuerto de Málaga) hoy te traemos algunos consejos para que puedas comer sano durante las vacaciones y evitar coger esos kilos que tanto te ha costado perder de vista.

1. Cambiar el bocadillo por el tupper

Este es uno de los mejores trucos para seguir haciendo dieta en la playa. Y es que lo último que necesitamos cuando queremos adelgazar es darnos un festín de carbohidratos. Además, no te preocupes, ya que con el calor no suelen apetecer tanto.

Comiendo pan, patatas fritas y dulces solamente conseguiremos privarnos de la hidratación que necesitamos durante esta época del año, sobre todo en la playa. Y es que además de dar sensación de pesadez, la digestión se hace más difícil.

Por eso, te recomendamos que optes por llevarte el tupper a la playa, donde podrás llevar todo lo que incluyes normalmente dentro de un bocadillo, pero evitando el exceso de pan.

2. Combina ensalada o verdura con proteínas o hidratos de carbono

Cuando vamos a la playa es importante estar bien hidratados. Por eso, si quieres seguir haciendo dieta en la playa, te recomendamos que el alimento principal de tu tupper sea siempre una ensalada o verdura que pueda comerse fría y que esa base la complementes con alguna proteína o hidrato de carbono.

Algunos ejemplos de dieta en la playa

  • Ejemplos de verdura como base: los tomates, la zanahoria rallada, las espinacas, los canónigos, la sanfaina, el pisto, la patata hervida o asada, el brócoli la coliflor, los pimientos asados, la berenjena asada, los brotes de soja…
  • Ejemplos para complementar: la verdura y la ensalada puede combinarse con queso, atún, pavo, jamón cocido, pechuga de pollo, jamón serrano sin grasa, aguacate, tortilla francesa, huevo duro, palitos de cangrejo, pasta, arroz, alubias, lentejas, garbanzos…

3. Aliñar con limón

Para darle más sabor a tu ensalada sin tener que usar aceite de oliva, puedes añadir zumo de limón. Además de ser menos fastidioso, ya que en lugar de cargar con una botella de aceite que puede derramarse y dejarlo todo perdido, puedes llevarte un limón a la playa y exprimirlo allí mismo. Por supuesto es más saludable y no tiene calorías, pero si muchas vitaminas y ayuda a eliminar toxinas.

4. Fruta antes de comer

Si te entra hambre entre horas, lo ideal es llevar siempre fruta en la nevera. Cambia las galletitas saladas y las patatas por cerezas, sandía, melón, melocotones… La fruta te proporcionará todo el azúcar que necesitas, pero que quemarás antes de comer y agua que perderás mientras tomas el sol.

5. Vegetales para merendar

Los vegetales son siempre una excelente opción para merendar, pues son bajos en azúcares y ricos en antioxidantes, vitaminas y agua. Nuestro metabolismo consume muy lentamente los azúcares a partir de las 5 de la tarde, por lo que lo ideal es no comer demasiados carbohidratos que puedan acumularse en el abdomen. Si crees que te quedarás con hambre, puedes combinarlos con algo de queso light para que tu estómago se sienta más satisfecho.

Esperamos que todos estos consejos te resulten útiles. Con todas las combinaciones que puedes hacer, verás como hacer dieta en la playa no te resulta tanto sacrificio. De hecho seguro que ni te as cuenta de que estás a dieta. Y es que con alimentos tan ricos y refrescantes como el gazpacho o el melón con jamón, ¿quién quiere comerse un bocadillo? Saca a relucir toda tu creatividad culinaria y seguro que consigues llevarte a la playa platos estupendos y muy sanos. ¿Y tú? ¿Alguna vez has hecho dieta en la playa? ¿Por qué no nos cuentas qué es lo que sueles llevarte?