Trucos para que tus vacaciones parezcan más largas

Obviamente, todos tenemos unos días de vacaciones establecidos al año en función de nuestro convenio laboral. Pero lo cierto es que la manera en la que los disfrutemos puede darnos la sensación de que hemos estado más tiempo de viaje, lo que nos ayudará a desconectar y a volver al trabajo con más energía. Todo depende del objetivo que estemos buscando, aunque siempre es recomendable organizar un plan flexible y variado.

vacaciones parezcan más largas

Un plan variado y flexible

No se trata de programar un exceso de actividades, sino de tener huecos y huir de las prisas y de la rigidez de la rutina del día a día. De hecho, si tu objetivo es relajarte y descansar, no es conveniente llevar un sitmo acelerado y tener múltiples compromisos. De esta forma lo único que conseguirás es acelerar la percepción del tiempo, porque antes de que hayas terminado una actividad ya estarás pensando en la siguiente.

Tampoco es cuestión de sentarse en el sofá y pasarse el día viendo la televisión o durmiendo, ya que al terminar las vacaciones tendremos la sensación de que no hemos hecho nada y de que el tiempo se ha pasado muy rápido. Cuando las actividades que hacemos requieren de atención el disfrute aumente y nos da la sensación de que hemos aprovechado más el tiempo, lo que nos causa emoción.

Así pues, el secreto está en elegir experiencias que nos proporcionen experiencias agradables pero sin saturarse de actividades. Por ejemplo, entre aquellas actividades que aportan más emoción se encuentran las novedosas, por lo que es muy aconsejable incluirlas en nuestro plan de viaje para que nuestras vacaciones parezcan más largas. De esta forma, cuando vuelvas a casa, tendrás más recuerdos y no parecerá que el tiempo ha pasado demasiado rápido. Pueden ser sitios que no estás acostumbrado a ver, realizar actividades distintas, conocer a otras personas o tirar un poco de improvisación.

La paradoja de la novedad

Aunque nunca hayas escuchado hablar de ella, seguro que alguna vez la has experimentado en tus viajes. Por ejemplo, cuando visitamos una ciudad en la que no hemos estado antes salimos de nuestra rutina y de nuestro entorno, lo que hace que estemos mucho más atentos a las experiencias que vivimos. Es cierto que el tiempo parece volar porque lo estamos pasando muy bien, pero cuando pasan unos días y echamos la vista atrás, tenemos la sensación de que llevamos incluso meses en ese lugar. ¿No te parece curioso?

Puedes crear un diario de viaje donde escribas lo que has hecho cada día, haciendo hincapié en los momentos más memorables y algunas fotos. De este modo, aunque el tiempo pase rápido, podrás volver a disfrutar de ello y volver a sentir lo que sentiste en ese momento.

Así pues, podemos aprovechar la paradoja de la novedad para que nuestras vacaciones parezcan más largas. Pero también en nuestro día a día cuando no vamos de viaje. Por ejemplo, tomando un camino distinto de vez en cuando para ir al trabajo o realizando actividades novedosas.

Anticipar las vacaciones

La organización del viaje también forma parte de la alegría de viajar. Puedes alimentar tus ganas creando una guía de viaje donde incluyas todo lo que quieres ver o hacer durante tu estancia en el destino. De esta forma, estarás alargando las vacaciones en tu mente y aumentando el nivel de satisfacción. Si quieres visitar un lugar, infórmate de los detalles o sobre las actividades que pueden hacerse en la zona.

 

 

Deja un comentario